Este sitio utiliza cookies técnicas, analíticas y de terceros.
Al continuar navegando, acepta el uso de cookies.

Preferencias cookies

Muere Marta Colombari Barquero, la italiana más longeva de Costa Rica, a los 102 años

WhatsApp Image 2024-02-19 at 10.52.56

El 15 de enero de 2024 falleció Marta Colombari Barquero, la italiana más anciana de Costa Rica.

Marta Maria Colombari nació el 1 de marzo de 1922 en Costa Rica. Su padre, Augusto Colombari, era originario de Rovigo, y se mudó a Costa Rica al estallido de la Primera Guerra Mundial, en 1914.

Los padres de Marta, Augusto y Maria, tuvieron seis hijos, y Marta era la quinta de los hermanos. El señor Colombari Chicoli, era dueño de varias carnicerías en Costa Rica, además de tener varias fincas en la zona de Puntarenas donde crecía ganado y lo vendía. Como tenía muchos hermanos (11), que también emigraron de Italia a Costa Rica con él, solía hacer trabajar a sus hermanos en las carnicerías, y a sus hijos en las fincas. Marta, por lo tanto, creció rodeada de naturaleza, aprendió a cuidar el ganado, a montar a caballo y a ir de una finca a otra con los “sabaneros”. La familia pasaba el resto del tiempo en la casa de San José, donde los dos niños también iban a la escuela.

Fue durante un evento en la Casa Italia, que Marta conoció a su futuro marido, Rocco, de la familia italiana Biamonte Rimolo (la madre, Teresa Rimolo d’Agostino era originaria de Morano, en Calabria y el padre, Pedro Biamonte Vitale, de Castrovillari). Nacido en Morano el 5 de abril de 1922, Rocco emigró a Costa Rica con la familia, adonde llegó en 1939. La pareja se casó en 1947.

Rocco era un criador de gallinas, y Marta solía ayudarle a administrar el negocio local de alimentos donde vendían carne de pollo, huevos, alimentos para gallinas, cerca de la Iglesia de la Merced. En 1966 toda la familia se mudó a Coronado, donde abrieron una lechería donde Marta ayudaba a su marido en el trabajo, y también lo enseñaba a los niños. En casa se hablaba italiano y Marta tuvo la oportunidad de viajar a Italia dos veces, con su padre una vez y con su marido entre 1970 y 1972.

Los dos hijos de Marta, Pedro y Maria Teresa crecieron en Coronado y son ellos quienes cuentan su historia, y su amor por los animales y la vida rural en las fincas de la familia. Marta y Rocco vivieron la Revolución de 1948 en Costa Rica y las consecuencias de la declaración de guerra de Costa Rica a las potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón) en 1941, que llevó a persecuciones y medidas contra las colonias alemanas e italianas en el país. Muchos italianos que vivían en Costa Rica en ese periodo histórico tuvieron que esconderse porque perseguidos como fascistas. La familia se escondió en una casa que tenía en la Dolorosa (San José) con otros italianos y miembros de la familia.

Marta pasó sus últimos 7 años viviendo en Miramar (Puntarenas) con su hija, en una finca que su padre le dejó en herencia.

Hasta sus últimos años siguió siendo una mujer muy chistosa y enérgica, que daba alegría a toda la familia. Desafortunadamente, la pandemia y el Covid-19 empeoraron el estado de salud de Marta, que, tras una vida muy larga, murió a la edad de 102 años.