Este sitio utiliza cookies técnicas, analíticas y de terceros.
Al continuar navegando, acepta el uso de cookies.

Régimen de tributación especial en Italia para los nuevos residentes con rentas altas.

REGIME AGEVOLATO

En Italia se ha instituido un instrumento normativo con el que ofrecer uno de los regímenes fiscales más competitivos en Europa a los nuevos residentes con rentas elevadas. Este régimen ya ha favorecido en los últimos años la afluencia a Italia de individuos con una gran capacidad contributiva y de empresas profesionales (por ejemplo, despachos de abogados y fondos de inversión, cuyos empleados suelen disponer de importantes flujos de ingresos procedentes de participaciones accionarias o de bienes inmuebles en su país de origen).

Las nuevas ventajas e incentivos pretenden fomentar la inversión y el consumo de quienes se trasladan a Italia, independientemente de si desempeñan o no un trabajo específico.

A continuación se indican las principales características del régimen fiscal favorable para quienes decidan trasladar su residencia fiscal a Italia.

  1. Impuesto a tanto alzado: Posibilidad de optar por un impuesto a tanto alzado de 100.000 euros anuales sobre todos los ingresos procedentes del extranjero durante 15 años.
  2. Compatibilidad con el trabajo asalariado: El régimen es compatible con el empleo y otras actividades profesionales ejercidas en Italia, con ingresos gravados según las disposiciones fiscales ordinarias.
  3. Tarifas preferenciales para los miembros de la familia: Los miembros de la familia (cónyuge y descendientes) con rentas procedentes del extranjero sólo pagan 25.000 euros al año en lugar de 100.000 euros.
  4. Interpelación cautelar: Posibilidad de solicitar una consulta previa a la Agencia Tributaria para comprobar el acceso al régimen y obtener dictámenes sobre ingresos extranjeros y estructuras empresariales.
  5. Transmisión de la información a las autoridades fiscales del extranjero: Las autoridades fiscales italianas se encargan de transmitir la información a las autoridades fiscales del extranjero. El nuevo residente puede conservar la tributación extranjera si dirige una sociedad extranjera.
  6. Requisitos de admisión: Pueden acceder las personas que trasladen su residencia a Italia, a condición que no hayan residido en el país durante al menos nueve años en los últimos diez años.
  7. No hay imposición para la transferencia de los fondos: No hay imposición para la transferencia de los fondos a Italia.
  8. Impuestos sobre las plusvalías: Las plusvalías procedentes de participaciones extranjeras están sujetas a tributación en Italia si superan determinados porcentajes en los cinco primeros años de residencia.
  9. Los bienes que se posean en el extranjero, incluidos los bienes inmuebles y los activos financieros, no requieren ser declarados a las autoridades italianas.
  10. Exención del impuesto de sucesiones: Exención del impuesto de sucesiones para los bienes ubicados en el extranjero.

Se adjunta un documento en inglés de la Agencia Tributaria italiana para más información.