Este sitio utiliza cookies técnicas, analíticas y de terceros.
Al continuar navegando, acepta el uso de cookies.

Diplomacia económica

1. La realidad socioeconómica de Costa Rica es compleja: bastante problemática si se analiza con criterios europeos, ciertamente excelente si se contextualiza en el contexto centroamericano específico.

Costa Rica tiene una economía pequeña y abierta, tiende a atraer inversiones extranjeras y está vinculada a muchos países gracias a una serie de acuerdos de libre comercio.

Costa Rica es miembro de la Organización Mundial del Comercio – OMC desde su fundación, del Sistema de la Integración Centroamericana – SICA y se convirtió en 2021 en el miembro número 38 de la OCDE, único país centroamericano en lograr este resultado.

Ha firmado 17 tratados de libre comercio que cubren gran parte del comercio internacional del país; entre los más importantes se encuentran los acuerdos con Unión Europea, China y Estados Unidos. A pesar de la adopción de algunas medidas proteccionistas, el país se ha centrado fuertemente en la integración a la economía mundial.

La principal debilidad de la economía costarricense es la dependencia de los mercados extranjeros para las inversiones y el comercio, lo que la hace vulnerable a los shocks externos; uno de los principales riesgos para la economía es la deuda pública.

2. La cooperación económica entre Costa Rica e Italia es muy buena y está creciendo.

En los diez primeros meses de 2023, el comercio entre los dos países ascendió a 386 millones de euros (en el conjunto de 2022 el comercio fue de 463,5 millones, en 2021 de 366 millones).

Italia es el mercado de destino número 15 de las exportaciones de Costa Rica, que a su vez es el mercado de destino número 100 de las exportaciones italianas.

Italia es el proveedor número 14 de Costa Rica, que a su vez es el proveedor número 89 de Italia.

Si consideramos los principales competidores de Italia, observamos que en 2022 y en los primeros seis meses de 2023 las cuotas de mercado de las exportaciones italianas a Costa Rica fueron superiores a las de Francia y el Reino Unido, pero inferiores a las de Alemania y España.

Considerando los años 2018 a 2021, se puede observar que las importaciones italianas desde Costa Rica siempre han estado por encima de los 200 millones de euros; al mismo tiempo, sin embargo, las exportaciones italianas a Costa Rica no superaron los 150 millones de euros.

En términos generales, Italia importó más de Costa Rica de lo que exportó, lo que generó un saldo negativo para Italia. Considerando los años 2015 a 2021, el valor medio del comercio ronda los 362 millones de euros.

3. Las importaciones italianas desde Costa Rica se componen principalmente de productos agrícolas y dispositivos médicos. Las importaciones costarricenses desde Italia, sin embargo, son mucho más variadas: herramientas, maquinaria, artículos de plástico, productos químicos y fertilizantes y muebles son sólo algunos de los productos importados.

4. En 2022 el stock de inversiones extranjeras directas italianas en Costa Rica equivalía a 260 millones de euros. El stock de inversión extranjera directa costarricense en Italia, en el mismo año, ascendió a 29 millones de euros.

En total, las inversiones extranjeras directas entrantes en Costa Rica ascendieron a 1.763 millones de dólares en 2020 y 3.231 millones en 2021. Los datos de la UNCTAD para 2022 hablan de 3.045 millones de dólares.

En cambio, las inversiones extranjeras directas salientes de Costa Rica ascendieron a 118 millones de dólares en 2020 y 85 millones en 2021. Para 2022, la UNCTAD indica un valor de 104 millones de dólares.

5. Varias empresas italianas operan en Costa Rica en diferentes sectores, en particular construcción, maquinarias y agroalimentario. También están presentes algunos grandes grupos italianos, como Orsero, Enel Green Power, Gualapack, Prysmian y Telespazio.

Perspectivas
  • LA ECONOMÍA COSTARRICENSE

    Costa Rica, desde el punto de vista económico, es un país moderadamente libre (55º en la clasificación mundial); su nivel de libertad económica está por encima del promedio regional de las Américas y del promedio mundial.

    Un sector en franco crecimiento, temporalmente frenado por la pandemia, es el turismo. Costa Rica tiene unas condiciones naturales únicas: alberga el 5% de la biodiversidad del planeta y el 3,5% de la vida marina; un turista puede ver, sin recorrer distancias prohibitivas, los volcanes, la selva, los bosques tropicales y las playas del Caribe y el Pacífico; además, el país alberga varios parques nacionales y reservas naturales. Estos elementos son una de las razones que explican por qué el turismo en Costa Rica creció un 44% entre 2007 y 2018.

    La naturaleza en Costa Rica además de ser fuente de turismo también es fuente de energía: el 92% de la electricidad costarricense, de hecho, se genera a través de recursos renovables.

    Las políticas verdes (green) implementadas por Costa Rica, además de haber dado importantes resultados, han incrementado la popularidad del país gracias a la publicidad positiva en un tema tan sensible como el ambiental.

    Los programas implementados por los gobiernos costarricenses, entre otras cosas, han promovido la conservación de los bosques y la biodiversidad, convirtiendo a Costa Rica en el único país tropical que ha revertido la tendencia a la deforestación.
    El PIB per cápita de Costa Rica es, después del de Panamá, el más alto de Centroamérica y supera al de Colombia y México. Sin embargo, debido principalmente a la crisis económica que ha afectado al país en los últimos años, agravada por la pandemia, Costa Rica presenta importantes índices de desigualdad y pobreza.

    Se estima que 2023 y 2024 deberían ser años de crecimiento: el Fondo Monetario Internacional prevé un aumento del PIB del 5,0% para 2023 y del 3,5% para 2024. El Banco Central de Costa Rica revisó al alza sus proyecciones para el bienio 23/24, a 5,0% y 4,3% respectivamente. Los efectos de la pandemia habían llevado a que 2020 cerrara con una caída del PIB del 4,1%.

    Según el índice de precios al consumo publicado por el INEC, la inflación registró una variación acumulada (de enero a diciembre de 2023) del -1,77% (tras el 7,9% en 2022).