Este sitio utiliza cookies técnicas, analíticas y de terceros.
Al continuar navegando, acepta el uso de cookies.

Preferencias cookies

Adopciones internacionales

El Convenio de La Haya de 29 de mayo de 1993 relativo a la protección de los menores y la cooperación en materia de adopción internacional es el principal instrumento en el que se basan los procedimientos de adopción internacional: representa una garantía tanto de los derechos de los niños como de quienes desean adoptar ellos y combatir cualquier tráfico de menores que se produzca con fines de adopción. Italia se adhirió a este convenio al ratificarlo con la ley 476/1998, cuyo reglamento modificó la ley 184/1983.
La autoridad central italiana para la aplicación del Convenio de La Haya de 29 de mayo de 1993 sobre la protección de los menores y la cooperación en materia de adopción internacional es la Comisión de Adopciones Internacionales (C.A.I.).

Los solicitantes de adopción que hayan obtenido el decreto de idoneidad deberán encomendar la tramitación del trámite de adopción a los organismos autorizados, que realizarán todos los trámites necesarios en el país de origen del niño.
Las Organizaciones tienen asignadas todas las funciones relativas a la tramitación de un procedimiento de adopción internacional, tanto en Italia como en el extranjero: desde la primera información dirigida a la pareja, hasta los cumplimientos exigidos en el país de origen del niño. Antes de la entrada en vigor de la ley 476/1998, la pareja que iniciaba el procedimiento de adopción internacional podía optar por acudir o no a un organismo autorizado. Con la nueva ley, sólo los organismos autorizados por la Comisión para las adopciones internacionales están facultados para tratar las prácticas de adopción internacional, en base a requisitos específicos. Por lo tanto, su intervención es obligatoria.

Una vez recibida de la autoridad extranjera la propuesta de encuentro con el menor a adoptar, el organismo autorizado informa a los aspirantes a adoptantes y les asiste en todas las visitas necesarias.
Si los encuentros entre la pareja y el menor concluyen positivamente, la disposición de adopción es dictada por la autoridad judicial extranjera competente. El Organismo autorizado transmite entonces todos los documentos relativos a la adopción a la Comisión de Adopciones Internacionales, que verifica su corrección formal y sustancial.

En caso de resultado positivo de los controles, la Comisión de Adopciones Internacionales emite la “autorización designada para la entrada y permanencia en Italia del menor adoptado”.

En este contexto, la tarea de nuestra red diplomático-consular es colaborar, en el ámbito de su competencia, con el órgano autorizado para el éxito del procedimiento de adopción (art. 32, párrafo 4, de la ley n. 184/1983). modificado por la Ley N° 476/1998). Esta actividad puede referirse a la legalización y el control de la documentación, así como la asistencia, cuando sea necesario, también a través de la facilitación de contactos con las autoridades locales (particularmente en aquellos países que no han ratificado el Convenio de La Haya).

Para ingresar a Italia, el menor adoptado debe tener una visa de entrada por adopción que se adjunta al pasaporte extranjero emitido por el país de origen.
Para la concesión de un visado por la red diplomático-consular, es necesario haber recibido la autorización de entrada y permanencia en Italia del menor de la Comisión de Adopciones Internacionales. La solicitud de visa se procesa en el menor tiempo posible, para satisfacer las necesidades de la pareja. Sin embargo, la efectiva emisión de la visa está sujeta a los tiempos técnicos de tramitación.
De conformidad con el art. 33 de la ley 184/1983, modificada por la ley 476/1998, las autoridades consulares tienen prohibido conceder a menores extranjeros un visado de entrada en el territorio del Estado con fines de adopción fuera de los casos previstos por la propia ley y sin la previa autorización de la Comisión de Adopciones Internacionales.