Este sitio utiliza cookies técnicas, analíticas y de terceros.
Al continuar navegando, acepta el uso de cookies.

Preferencias cookies

Álvaro Bracci

La de Álvaro Bracci es la historia de un artista que, inspirado por su pasión por el arte y la pintura y su fuerte deseo de romper con una sociedad que no amaba, abandonó Roma muy joven para irse a Costa Rica, donde encontró su dimensión y un segundo hogar.

Ahora Álvaro es un artista muy conocido y apreciado en el país, hasta el punto de que recientemente ha ganado el Premio Nacional Francisco Amighetti de Artes Visuales en la categoría bidimensional 2021.

Álvaro cultivó desde niño una gran pasión por el dibujo, pero el respeto a su familia le llevó a seguir los deseos de su padre y matricularse en el Istituto Tecnico Industriale Galileo Galilei de Roma.

Este camino le habría permitido emprender una brillante carrera -quizá en los Ferrocarriles del Estado, como deseaba su padre- y obtener el tan codiciado «puesto fijo».

Alvaro Bracci

A Álvaro, sin embargo, le interesaba otra cosa. De hecho, en la segunda planta del Galilei estaba la escuela de arte y lamentaba no poder formar parte de aquellos estudiantes y no poder hacer lo que ellos hacían. Así que se sintió constreñido, asfixiado por ese entorno establecido, subyugado dentro de una sociedad en la que todo el mundo aspiraba a un trabajo seguro y en la que la gente trabajaba para jubilarse desde muy joven.

Álvaro no se reconoció en ello. Siempre le gustó viajar, embarcarse en nuevas aventuras y poder expresarse libremente.

Las diversas oportunidades de trabajo que se le presentaron a lo largo de su carrera le dieron la oportunidad de viajar por todo el mundo. Antes de trasladarse a Costa Rica, vivió un año en Australia. Exploró el país y vivió varias aventuras, incluidos algunos momentos muy difíciles. Sin embargo, no le gustaba Australia. La gente y el estilo de vida no reflejaban lo que Álvaro buscaba, pero aun así se quedó allí un año porque quería conocer el mundo fuera de Italia.

Su nueva vida en Costa Rica comenzó el 29 de octubre, hace 52 años. No fue su elección, llegó gracias a un contrato de trabajo de un año. Cuando su profesor de tecnología en Galilei le propuso esta oportunidad, Álvaro ni siquiera sabía dónde estaba Costa Rica. Nunca había oído hablar de este lugar. Conoció este país tan lejano de su ciudad a través de una enciclopedia.

Lo describieron como un país tan hermoso y lleno de paisajes impresionantes que Álvaro no pudo rechazar la oferta.

Álvaro recuerda su llegada a Costa Rica, sobre las siete de la tarde, durante una noche lluviosa. De sus primeros días en el país, cuenta que se alojó en una granja, donde cuando llegó llovía tanto que el coche no arrancaba.

Acostumbrado a su vida urbana en la capital italiana, se vio catapultado a un mundo completamente nuevo lleno de aventuras. A pesar de la intensa lluvia y la oscuridad total, Álvaro se sintió realmente feliz en aquel momento. Se sentía como en casa. Recuerda los paseos a caballo, la vegetación típica y la plantación de plátanos, uno de los paisajes que más le impresionaron.

En esos momentos, se dio cuenta de que Costa Rica era un nuevo hogar para él, tanto por la naturaleza como por la gente: conoció a personas con las que podía entablar amistad fácilmente, sintiéndose inmediatamente como en casa, con muchas cosas nuevas por descubrir y lugares que visitar.

Centroamérica le impresionó y le llenó de fuertes sentimientos que necesitaban urgentemente salir a la luz, ser representados. No lo dice sólo en sentido figurado, sino también con ojo crítico. Consiguió combinar la geometría con el aspecto humano, las figuras. Álvaro cuenta el viaje que emprendió en coche por México, atravesando zonas muy peligrosas, a pesar de no saber español. Aquí pudo ver cosas desconocidas para él: le impresionó el matriarcado, la fuerza que transmitían las mujeres que sostenían a sus hijos en brazos. Todas estas imágenes le permitieron encontrarse con su lenguaje artístico.

Así que decidió quedarse y prorrogar ese contrato de un año. «Mi mente es una mente industrial, quiero multiplicarlo todo. Al igual que Walter Benjamin, la reproducción de la obra de arte siempre me ha fascinado».

Empezó a trabajar en un ámbito que no conocía; nunca había visto una máquina de tejer, un telar. No conocía el diámetro del hilo. Todo empezó como un juego. La industria en la que trabajaba llegó a instaurar la moda en Costa Rica; confeccionaban camisetas, polos, uniformes escolares, hasta que todas las tiendas más famosas de San José eran clientes suyos.

Aquí conoció a su esposa y tuvo dos hijos. Abrieron una industria textil, empezaron con una pequeña máquina y poco a poco fueron creciendo y consiguieron establecer una industria que tenía varios departamentos: sastrería, diseño… poco a poco se convirtió en una fábrica completa.

En un momento dado, debido a los cambios económicos, decidió cerrarlo, también porque el interés artístico siempre estuvo ahí, en cuanto tenía algo de tiempo libre se iba a pintar.

Para Álvaro, la pintura era una necesidad absoluta: se obligaba a realizar una exposición individual al año, aun a costa de la eficacia de la industria. A pesar de ello, no quiso crear una dependencia económica únicamente del arte, ya que ello habría condicionado su deseo de realizar lo que más le interesaba. Nunca quiso hacer obras que le gustaran, sino que siempre fue innovador en sus técnicas al fusionar sus estudios profesionales con su expresión artística.

El arte y la pintura siempre le han acompañado, tanto en Roma como cuando estuvo en Australia, donde consiguió vender algunas de sus obras.

Sin embargo, su carrera como artista comenzó en Costa Rica, donde finalmente encontró su lenguaje artístico.

Según Álvaro, todo su trabajo anterior era sólo una aproximación. En sus obras hay una intensa presencia tanto de sus tres años en el seminario pontificio del Vaticano como de sus estudios profesionales y su vida en América Latina.

¿Qué habría sido de su vida si se hubiera quedado en Italia? No lo sabe. No sabe cómo habría superado ese mundo de normas y pautas fijas. Prefirió construir su vida en un lugar diferente. Probablemente, dice, si se hubiera quedado en Italia su trayectoria no habría sido muy distinta: incluso los pequeños trabajos que hizo antes de mudarse siempre recibieron una respuesta positiva.

Probablemente habría emprendido un discurso artístico diferente. Álvaro dice que a los 18 años nunca estás seguro de lo que eres o de lo que quieres ser, si hubiera claridad en el camino sería mucho más fácil. Dijo: «O huyo o muero». Así que me escapé». No podía visualizar la independencia total en Italia debido a la presión familiar. Álvaro cree que ha tomado la decisión correcta, pero siempre le queda la duda. El espíritu de aventura y la perseverancia para llegar hasta el final habrían sido los mismos en Italia o en Costa Rica.

Cuando le pregunto qué siente por Roma, su ciudad natal, Álvaro responde que la quiere mucho. Recorre los momentos más destacados de su infancia y adolescencia en la capital italiana, describiéndola con melancolía y romanticismo. Los paseos con amigos por el centro, la iglesia de San Giovanni Laterano, donde pasaba mucho tiempo solo, descansando en el parque después de montar en bicicleta. Echa mucho de menos Roma, sus lugares y la luz especial y única que la caracteriza.

Incluso hoy, a pesar de los muchos años que lleva viviendo en Costa Rica, hay una importante presencia italiana en su familia; tanto sus hijos como sus nietos están orgullosos de tener raíces italianas. Roma corre en mi sangre hoy como ayer y como mañana».